viernes, 25 de febrero de 2011






****

Tengo miedo de mi tiempo libre.

****


Quería atraparte en mil imágenes,
sentir que podría habitar en tu mirada,
y que la nada sería mi todo
.

****


Escribo en el café los versos que tal vez nunca escucharás,
no porque no los pronuncie,
sino porque tu corazón es sordo.


****

El tic tac del tiempo es su voz que me pesa como el derrumbe.


****


3 comentarios:

Miguel Trevicharmed Tomoyo Tsunade dijo...

Hermoso!!!!!!!

Aquel corazón de oidos sordos es aquel corazón que por si solo no quiere comprender....

Anónimo dijo...

Aveces estamos tan acostumbrados a nuestra cotidiana vida y actividades que en ocaciones se nos olvida que hay otro mundo fuera ; que no esta inmerso en esa oficina,en ese salon,en la biblioteca o simplemente en nuestros pensamientos.
Laura
1105

Bryan Nonomura dijo...

Secundo la idea dada en este texto.
Hay veces que los corazones no son sordos pero se hacen los sordos...