jueves, 31 de marzo de 2011

140 Caracteres: Twitter como Género

El pasado martes 29 de marzo de 2011, las escritoras Erika Mergruen (@mergruen), Paola Tinoco (@paolatinoco), Cecilia Juárez (@magami), Graciela Romero (@Diamandina) y yo (Sarai Robledo, @LaInsomne), formamos parte de la segunda plática del ciclo “140 caracteres” en el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia para hablar sobre el impacto que ha tenido twitter en los géneros literarios (o viceversa).




Durante la charla se tocaron puntos importantes sobre cómo se utiliza twitter dentro de la literatura, si es twitter un género o una herramienta, cómo se transforma la expresión literaria dentro de twitter, si se puede o no dar espacio para el arte y cómo se permea la cuestión sexogenérica en un medio como éste.


En mi caso, cuando me invitaron a participar y me dijeron que la idea era abordar los géneros literarios en twitter y también el tema de la mujer tuitera; pensé en muchas cosas. Primero, en que twitter no es un género literario sino una herramienta (conclusión que compartimos todas las integrantes de la mesa); segundo, que sí hay muchas formas en que la identidad hombre-mujer se permean en la forma de tuitear pero no son determinantes (ahorita mismo yo podría tuitear como alguien que no soy) y tercero, que la “literatura de género”, desde mi punto de visa, no existe: hay o no hay literatura, punto.


Tras estas primeras ideas, escribí un texto que me permití leer en la charla y en el que trato de cerrar un poco lo que yo pienso de twitter como espacio y cómo creo que se permea la identidad de las mujeres que tuitean.

Espero sus comentarios.

TWITTER COMO GÉNERO


Por: Sarai Robledo

“Yo, la peor de todas”, tuitearía Sor Juana.

Twitter es como los graffitis que aparecen en las paredes de los bancos, en las oficinas de los burócratas o en las puertas de una casa o un negocio. Un día despiertas y el graffiti ahí está; al día siguiente ya no.


El graffiti pudo haberte inundado con su mensaje o no. Un tuit también.


¿Es twitter efímero, o sólo no alcanzamos a vislumbrar, pero tampoco a perder, la musicalidad de los tuits que no se desgastan con el tiempo? Twitter es un medio que pierde temporalidad para quienes nos sumergimos en él y lo leemos cientos de veces al día.

Los tuits, como los graffitis, siguen sudando sobre las paredes del TL y llaman a la expresión, al placer, al amor, a la desobediencia y a convertir la vida cotidiana en algo distinto.

Expresar se conjuga con sentir y crear.


Twitter es un abanico no jerarquizado ni ordenado, tampoco es temático. No hay género definido. Twitter es cotidiano.


Si partimos desde cómo se permea la cuestión sexogenérica en Twitter, por el momento, sólo podría expresarla desde la cotidianidad de las mujeres de mi TL. Es en esa vida cotidiana donde, mientras unas se quejan de que las piropearon al cruzar la calle, otras agradecen al hombre creativo que las hizo sentir bonitas. También otras pueden estar corrigiendo la tarea de los hijos mientras tuitean su preocupación por el pésimo sistema educativo del país; con una mano, saca otra la lista de compras mientras contesta alguna mención de aquella mujer que está aburrida en una junta inútil del trabajo. Al poco rato, otra mujer pide tuit-consejos para hacer el disfraz de manzana de su hija y otra pregunta por el mejor lugar para beber un café con los amigos. Una más, incita las bajas pasiones de los hombres que la siguen mientras que otras tantas ya están organi
zando fiestas virtuales en casa de alguien. Entre tuit y tuit, también leemos las que, inspiradas por un amor en ciernes o uno fallido, lanzan versos que nos hacen retuitear.

Y así vamos construyendo nuestro TL, esas grafiteadas desde nosotras y nuestra cotidianidad que es concreta, que es la cotidianidad que compartimos o no con nuestros seres queridos.


El útero, la presión de nuestros tacones al ser aventados, la puta que llevamos dentro, la sensualidad en el fondo de nuestras bolsas, la voz que se escucha a través del maquillaje, las que somos o queremos ser pueden ser los lugares desde donde nos expresamos.

Twitter se convierte entonces en un juego de intuiciones, de sensibilidades, donde la razón puede salir a dar la vuelta un rato porque la inmediatez del medio permite la víscera.


Twitter es un lugar donde puedes decir eso que muchas veces te guardabas; desordenar el orden, romper el equilibrio piramidal que tenemos en la sociedad; terminar con el silencio; desgarrar las buenas costumbres y dejarlas tiradas en la cocina, olvidarte de las fidelidades necias y las resignaciones absurdas.


Twitter es un espacio donde podemos dejar de lado nuestra persona institucionalizada y poner en él nuestro cuerpo vulnerable, sensible, sensual, creativo.


Si las paredes hablaran, pedirían graffitis todo el tiempo. Lo mismo ocurre con el TL.


Para quienes no pudieron acudir a la mesa o seguirlo en vivo a través de twitter o del livestream, aquí un fragmento de la charla:


3 comentarios:

filososfia del nuevo mundo. dijo...

me pareció una muy buena mesa redonda ademas de que se nota que saben lo que quieren manifestar o exprersar sus ideales. atte. 2110 matutino

Lulet dijo...

Buenos días.
Mi nombre es Julia y estoy haciendo una investigación respecto de la tuiteratura y los nuevos géneros literarios.

Me gustaría contactarme con usted para hacerle algunas breves preguntas al respecto.

Espero su comentario.

Muchas gracias.

La Insomne dijo...

Buen día, Julia: Te he enviado un correo a la dirección que me dejaste. Gracias por comentar.